Querida hija,

Antes que nada quiero disculparme por haberte obligado a venir hasta Dublín con tanta rapidez y sin mayores explicaciones. Ahora, con más tranquilidad, te iré dando esas explicaciones junto con sabios consejos que considero que te serán de mucha ayuda en esta nueva etapa de tu vida.

Por favor, no cuestiones mis métodos así como yo no los he cuestionado cuando me fueron enseñados. Quizás encuentres esta forma de enseñar un tanto extravagante y pienses que se trata de otra de mis locuras. En los dos casos: Tienes razón, ja ja ja.

Junto con cada carta que te entregue Mrs. Colvin, encontrarás un anexo como este que tienes en la mano. En cada uno te hablaré de uno de los doce aspectos que tienes que aprender antes de que puedas convertirte en una persona de éxito en la vida. Como a todo es bueno ponerle un nombre vamos a llamarle “Enseñanzas para el éxito personal”. Serán doce ejemplares que Ms. Colvin te irá entregando cada mes y en los cuales revisaremos cada tema que considero importante para que puedas lograr todos tus deseos en la vida.

En este primer anexo te voy a hablar de algo que ha sido de suma utilidad en el camino al éxito no solo mío sino también del de las personas de las cuales he recibido todo mi conocimiento.

Vamos a conversar sobre algo que tenemos todas las personas. Aquí va..

Para continuar leyendo haz click en el botón Pagina Siguiente más abajo